Espanol > Cómo Mantener Sanos a Los Niños > Artículos En Español > Abandono y Maltrato de Menores: Una Mirada General

Abandono y Maltrato de Menores: Una Mirada General

by Anita Gurian, Ph.D.

Haga clic aquí para leer este artículo en inglés.

Introducción

El maltrato infantil en los Estados Unidos sigue siendo un problema serio y cada vez mayor. A pesar de que los medios nos muestran casos extremos y trágicos de maltrato, muchos niños viven en circunstancias de menor interés periodístico, pero igualmente alarmantes. Las estadísticas son impresionantes. En promedio se denuncia un caso de maltrato de menores cada 10 segundos. El estudio nacional más reciente realizado por el gobierno indicó que en el año 2003 se realizaron más de 2.9 millones de denuncias de posibles casos de maltrato de niños ante los servicios de protección del menor. Sin embargo, se estima que la incidencia real del maltrato y abandono es tres veces mayor que el número que se denuncia a las autoridades. Por día mueren más de 4 niños a causa del maltrato infantil en el hogar. Los tipos de maltrato que se denuncian incluyen: abandono (61%), maltrato físico (19%), abuso sexual (10%), maltrato psicológico (5%), maltrato médico (2%), y otros (17%). Las consecuencias para los niños y las familias involucradas, y para la sociedad son incalculables.

El maltrato y el abandono de menores pueden tomar diferentes formas

A continuación se presenta un resumen de los tipos de maltrato y abandono de menores, pero las definiciones pueden variar según el estado y los sistemas legales, médicos, de salud mental, económicos y de bienestar infantil. Los tipos de maltrato y abandono de menores se presentan en general de manera conjunta y no individualmente.

  • Maltrato infantil físico: es una lesión hecha a un niño o adolescente por parte del padre o la persona que lo cuida luego del contacto físico intencional. No se define por el acto en sí, sino por los resultados del acto (por ejemplo, moretones, quemaduras y fracturas de huesos). El daño físico puede ser el resultado de diferentes actos de violencia, incluso golpear, patear, pegar, sacudir, quemar, tirar, ahogar, azotar o zurrar.

  • Abuso sexual infantil (ASI): es cualquier forma de actividad sexual con un niño o adolescente quien no brindó consentimiento o que no pudo brindarlo (por ejemplo, por diferencia significativa en cuanto a edad, desarrollo o tamaño). La actividad sexual incluye a menudo contacto físico (por ejemplo, penetración, caricias), pero puede también reflejar actos sexuales sin contacto (por ejemplo, estar expuesto a pornografía). Algunos ejemplos de abuso sexual incluyen: manoseo, penetración, pornografía, exhibicionismo, prostitución de menores y observación forzada de actos sexuales.

  • Se asume que el maltrato emocional o psicológico está presente en todas las otras formas de maltrato. Consiste en cualquier actitud o comportamiento que interfiera con la salud mental o el desarrollo social del niño, por ejemplo, gritos, insultos, actitudes humillantes, comparaciones negativas con otros, decirle al niño que es "malo" o que "no es bueno". Otro aspecto del maltrato emocional es la incapacidad para brindar el afecto y apoyo necesarios para desarrollar el bienestar del niño, por ejemplo ignorarlo, no prestarle atención, no felicitarlo y la falta de refuerzo positivo.

  • El abandono se define como la ausencia de eventos específicos. Hay cinco tipos de abandono:
    1. Abandono físico: la falta de respuesta a las necesidades físicas del niño, que incluye alimentos, ropa y vivienda.
    2. Abandono emocional: la falta de respuesta a las necesidades emocionales del niño, lo que, en casos extremos, puede llevar a un déficit no orgánico de crecimiento y a enfermedades físicas o anomalías.
    3. Abandono médico: la falta de proporción o cumplimiento con el tratamiento médico recetado, tal como vacunas, cirugía o medicación.
    4. Abandono de la salud mental: la falta de proporción o cumplimiento con las correcciones recomendadas o los procedimientos terapéuticos en caso de trastornos de conducta o emocionales serios. Esta forma de abandono no es ampliamente considerada ni investigada como tal.
    5. Abandono educativo: la falta de cumplimiento con los requerimientos de asistencia escolar del estado.

El maltrato y el abandono de menores pueden ocurrir por varios motivos

A pesar de que se desconocen las causas específicas, una cantidad significativa de investigaciones han identificado varios factores de riesgo y de protección. Es más probable que los factores de riesgo múltiple aumenten las probabilidades de maltrato. Por ejemplo, la falta de preparación o conocimiento de las exigencias de ser padre pueden llevar a una crianza basada en el maltrato o abandono. Los padres pueden no conocer las etapas de desarrollo de su hijo y tener expectativas poco razonables con respecto a sus habilidades y comportamientos; quizás no conocen la disciplina efectiva ni alternativas para el castigo corporal, y pueden no tener conocimiento de las necesidades nutricionales, de higiene y de salud de sus hijos. Los individuos con dificultades para la crianza como padres o madres solos, aquellos con problemas para controlar el enojo en las relaciones, los que tienen problemas de abuso de sustancias adictivas o de salud mental, dificultades en sus finanzas o problemas de vivienda pueden no estar interesados en el cuidado de sus hijos y están también en riesgo de caer en comportamiento abusivo.

Señales de peligro de maltrato y abandono: el maltrato deja huellas

La identificación del maltrato y el tratamiento temprano marcan una diferencia. Los niños que son víctimas de maltrato pueden manifestar lo siguiente:

  • Demostraciones sexuales
  • Imagen poco valorada de sí mismos
  • Incapacidad para confiar en los demás o amarlos
  • Comportamientos agresivos, desordenados y a veces ilegales
  • Enojo y furia
  • Comportamientos autodestructivos y autoabusivos, pensamientos suicida
  • Comportamiento dependiente, retraimiento y pasividad
  • Miedo de comenzar nuevas relaciones o actividades
  • Ansiedad y temores
  • Deficiencia académica o problemas en la escuela
  • Sentimientos de tristeza u otros síntomas de depresión
  • Retrospección, pesadillas
  • Abuso de drogas o alcohol
  • Incapacidad para mantenerse despierto o concentrarse por largos períodos

Algunos niños están más en riesgo por los efectos negativos que otros

Los niños son más vulnerables a sufrir problemas psicológicos en las siguientes condiciones:

  • Son víctimas de maltrato en reiteradas ocasiones, crónicamente, con daño físico y por múltiples abusadores
  • Son pequeños al momento en que el maltrato o el abandono comienzan
  • Tienen una relación cercana con el abusador
  • No se desempeñaban correctamente antes del maltrato
  • Se culpan a sí mismos por el maltrato y por sus consecuencias
  • Ven el mundo como un lugar peligroso

Algunos niños podrán manejar la situación de forma más adaptativa que otros. Entre los factores de protección se incluyen las características individuales del niño tales como optimismo, buena autoestima, inteligencia, creatividad, humor e independencia. Factores como la disponibilidad de apoyo social y una relación con un adulto que se preocupe por el niño son importantes. También son importantes el bienestar en la comunidad, la estabilidad en el vecindario y el acceso a atención médica.

El maltrato y el abandono de menores pueden afectar seriamente las vidas de niños y adolescentes.

El maltrato y el abandono afectan el crecimiento del niño en cuanto a establecer relaciones con los demás, desarrollar autoestima, realizar actividad física, desempeñarse académicamente y funcionar psicológicamente.

El Centro Nacional de Intercambio de Información acerca del Abuso y Abandono Infantil (National Clearinghouse on Child Abuse and Neglect Information) menciona las siguientes consecuencias del maltrato y el abandono de menores:

  1. Consecuencias para la salud física
    Efectos físicos inmediatos que pueden ser relativamente leves (moretones o cortes) o graves (fracturas de huesos, hemorragia e incluso la muerte). Aunque los efectos físicos pueden tener corta vida, los efectos psicológicos pueden ser más duraderos. Otras consecuencias que han identificado los investigadores son las siguientes:

    Síndrome del bebé sacudido, que puede causar vómitos, conmoción cerebral, problemas respiratorios, convulsiones o la muerte

    Daño en el desarrollo cerebral, que puede causar que algunas regiones importantes del cerebro no se formen correctamente

    Salud física débil, que puede persistir por el resto de la vida

  2. Consecuencias psicológicas
    Los efectos emocionales pueden persistir y contribuir a lo siguiente:

    Salud mental y emocional frágil, incluso vulnerabilidad a la depresión, la ansiedad, los desórdenes alimenticios e intentos de suicidio. También se han asociado con el maltrato el trastorno de angustia, las neurosis histéricas, el trastorno de hiperactividad o déficit de la atención, el trastorno de estrés postraumático y los trastornos reactivos de la vinculación. En la adultez, los niños que son víctimas de maltrato pueden presentar dificultades con la cercanía física, las caricias, la intimidad y la confianza.

    Las dificultades cognitivas que se asocian con el maltrato son alteraciones cognitivas, desarrollo del lenguaje y logro académico.

    Las dificultades sociales de los niños que han sufrido maltrato y abandono se manifiestan a través de la dificultad para entablar relaciones seguras, lo que puede llevar a dificultades posteriores en las relaciones con pares y adultos.

  3. Consecuencias en el comportamiento
    En algunas víctimas de maltrato y abandono de menores pueden presentarse las siguientes dificultades:

    Dificultades durante la adolescencia. Se ha encontrado que los niños que son víctimas de maltrato y abandono tienen un 25 por ciento más de posibilidades de experimentar problemas tales como delincuencia, embarazo adolescente, bajos logros académicos, uso de drogas y problemas de salud mental.

    Delincuencia juvenil y criminalidad en la adultez. El maltrato y el abandono aumentan la probabilidad de comportamiento delictivo en adultos en un 28 por ciento y de delito violento en un 30 por ciento.

    Alcohol y abuso de drogas. Es probable que los niños que son víctimas de maltrato o abandono fumen cigarrillos, beban alcohol en exceso o consuman drogas. Dos tercios de las personas en programas de tratamiento por uso de drogas mencionaron haber sido maltratados cuando niños.

    Comportamiento abusivo. Es probable que los padres abusadores hayan sido maltratados en su infancia. Se estima que aproximadamente un tercio de los niños maltratados y abandonados con el tiempo victimizarán a sus propios hijos.

  4. Consecuencias para la sociedad
    La sociedad como un todo se ve afectada, directa e indirectamente, por el maltrato y abandono de menores. Los costos directos se asocian con mantener un sistema de bienestar para los niños y así investigar e intervenir en casos de maltrato y abandono de menores. Los costos indirectos incluyen consecuencias económicas en el largo plazo tales como actividad delictiva juvenil y adulta, enfermedades mentales, abuso de sustancias adictivas y violencia doméstica. También se incluyen pérdidas en la productividad, el costo de servicios especiales de educación y el uso del sistema de atención médica, y lo que es más importante aún, la pérdida del potencial sin explotar de un menor que es víctima del maltrato y el abandono.

Prevención

Los esfuerzos de prevención parten de la identificación de las fortalezas de la familia a través de la educación a los padres, visitas al hogar y grupos de apoyo, ayudar a los padres a que desarrollen habilidades para criar a sus hijos y recurran a métodos no violentos de disciplina y a otras técnicas para satisfacer las necesidades emocionales, físicas y de desarrollo de sus hijos.

Tratamiento

Las intervenciones más efectivas son las integrales, relativamente a largo plazo e individualizadas según las necesidades específicas de la familia. Entre los factores que deben considerarse encontramos la edad del niño, el sexo y la raza, cómo está compuesta la familia y las características de los padres (si necesitan capacitación, si sufren de drogadicción, etc.). Un tratamiento que ha resultado exitoso es la terapia conductual cognitiva (TCC). La TCC incluye a ambos, el niño maltratado y la persona que está a cargo de su cuidado, les brinda un modelo para que entiendan sus reacciones al maltrato, normaliza sus experiencias y síntomas, y les enseña estrategias para enfrentarse a pensamientos, sentimientos y comportamientos que causen enojo. Otras estrategias útiles son recurrir a los grupos de apoyo, acceder a diversos recursos de la comunidad, asistir a capacitación para padres y clases de manejo de la ira.

Resumen

El maltrato y el abandono de menores representan un problema de proporciones alarmantes, con costos psicológicos y económicos enormes tanto para los individuos involucrados como para la sociedad. La identificación y el tratamiento tempranos son importantes para evitar o minimizar las consecuencias a largo plazo del maltrato. A través del tratamiento, se ayuda al niño que ha sido maltratado a que recupere un sentido de autoestima y confianza, y a la familia para que aprenda nuevas maneras de apoyo y comunicación. Es sumamente importante apoyar la investigación continua y actualizada para descubrir el camino hacia estrategias efectivas de prevención e intervención que permitan cambiar el curso de las vidas de los niños victimizados.

Nota: Si un individuo sospecha de un hecho de maltrato o abandono, es su responsabilidad denunciar el incidente. La línea gratuita nacional de maltrato de menores (National Child Abuse Hotline), 1-800-4-A-CHILD, cuenta con profesionales asesores las 24 horas del día.

Referencias

Prevent Child Abuse America
www.preventchildabuse.org

ChildhelpUSA
www.childhelpusa.org

Información del Centro Nacional de Intercambio de Información acerca del Abuso y Abandono Infantil (National Clearinghouse on Child Abuse and Neglect Information)
Correo electrónico: nccanch@caliber.com
http://nccanch.acf.hhs.gov

MEDLINEplus: un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU. (U. S. National Library of Medicine) y de los Institutos Nacionales de Medicina (National Institutes of Health).
http://medlineplus.gov