Espanol > Trastornos y Tratamientos > Guía de Trastornos de la A a la Z > Esquizofrenia > Acerca de la Esquizofrenia

Acerca de la Esquizofrenia

by Anita Gurian, Ph.D. y Robin F. Goodman, Ph.D.

Introducción

La esquizofrenia se caracteriza por el pensamiento perturbado vinculado con alucinaciones y falsas ilusiones. La esquizofrenia puede tener un inicio gradual, con síntomas de aislamiento y perturbación del lenguaje que se tornan evidentes con el transcurso del tiempo, o puede tener un inicio repentino en la adolescencia. La evidencia sugiere que la esquizofrenia se origina por una anomalía bioquímica heredada en el cerebro. El tratamiento incluye medicamentos, como neurolépticos, para aliviar los pensamientos dolorosos e intrusivos, e instrucción y programas estructurados para que los jóvenes y las familias mejoren su desempeño diario.

Historias de la vida real

A los 16 años, Dwayne se retraía más y más, hasta que un día salió de su habitación con los brazos y las piernas recubiertos de cinta adhesiva y explicó que era un campo de fuerza para protegerse de los rayos marcianos que entraban a su habitación por la noche.

A los 18 años, Jennie era el orgullo y la felicidad de su familia. Con la intención de seguir una carrera en medicina, iba por el camino correcto con la mejor nota en todas las materias. Al principio, sus padres se asombraron cuando comenzó a desaprobar durante su primer año en la universidad, pero cuando Jennie volvió obsesionada con pensamientos sobre envenenamiento por parte de los empleados de la cafetería, sus padres supieron que había un problema.

Tanto Dwayne como Jennie tenían esquizofrenia.

¿Cuáles son los síntomas?

La esquizofrenia es uno de los trastornos mentales más desconcertantes, problemáticos y posiblemente peligrosos, ya que parece tan increíble. Cuando una persona sufre esquizofrenia (psicosis), su cerebro no procesa la información de manera normal, lo cual le imposibilita controlar su pensamiento o conducta. En la etapa más grave, una persona con esquizofrenia tiene dificultad para diferenciar la fantasía de la realidad, y piensa en lastimarse a sí misma o a otras personas. Los síntomas principales son, entre otros, los siguientes:

Síntomas positivos. Incluyen falsas ilusiones, que son ideas que pueden parecer reales pero no se basan en la realidad. Por ejemplo, alguien puede pensar que el gobierno lo seleccionó para alistarse en una fuerza militar de elite o está convencido de que las respuestas de un programa de televisión de juegos le llegan a través de los cables. Las alucinaciones, otro síntoma positivo, se producen cuando una persona ve, escucha o siente cosas que no existen. Las alucinaciones pueden parecerles tan reales a las personas que sufren esquizofrenia que reaccionan de forma extraña y hacen cosas que parecen extrañas para las otras personas que están allí.

Síntomas negativos. Se refieren a la ausencia de un desempeño normal. Por ejemplo, los adolescentes pueden tornarse distantes y retraídos, pueden no involucrarse en la vida, querer estar solos y no tener energía para estar con las personas o realizar actividades.

Uso de un lenguaje desorganizado. Se evidencia un uso del lenguaje desorganizado en las personas con esquizofrenia, quienes generalmente hablan rápido pero de manera desarticulada. Hablan sobre temas sin sentido o cambian de tema tan frecuentemente que es difícil comprenderlos.

Conducta desorganizada o catatónica.Este tipo de conducta, como tornarse violento de repente, caminar confundido o sentarse y mirar inmóvil, puede reflejar el pensamiento desordenado de una persona.

¿Quiénes son más propensos a tener esquizofrenia?

La esquizofrenia es poco frecuente en los niños menores de 12 años; sin embargo, afecta alrededor del 1% de la población en los Estados Unidos. Se trata a alrededor de un millón de personas con esquizofrenia de manera ambulatoria. De esas personas, el 15% se suicida. Durante la infancia, la distribución de la esquizofrenia por sexo se inclina ligeramente hacia los varones; sin embargo, en la adolescencia, la proporción entre mujeres y hombres es prácticamente equitativa.

Los padres de algunos jóvenes que sufren esquizofrenia los describen como personas que no se parecían a los demás cuando eran más jóvenes. Quizás pueden haber estado tranquilos, porque parecía que estaban desconectados en su propio mundo, pero se desempeñaban correctamente en las actividades diarias. Si bien la ruptura con la realidad puede haber parecido repentina, es posible que los jóvenes demostraran signos de declive físico y emocional antes del verdadero episodio definitorio. Para otras personas, el inicio del trastorno puede ser más repentino y veloz, ya que se produce de manera impredecible después de una juventud posiblemente tranquila y exitosa.

¿Por qué sucede esto?

Al igual que con otros trastornos psiquiátricos, lo más probable es que los jóvenes con esquizofrenia hayan heredado alguna anomalía o irregularidad bioquímica en sus cerebros, lo cual los hace pensar y actuar de maneras diferentes. Los cerebros de los adultos con esquizofrenia son diferentes de los cerebros de las personas que no sufren el trastorno; también hay evidencia que demuestra que los cerebros tienen demasiada dopamina química. Si uno de los padres o un hermano es esquizofrénico, un joven tiene una posibilidad diez veces mayor de tener esquizofrenia que una persona que no tiene casos del trastorno en su familia inmediata. Además, hay una proporción del 50% de concordancia para los gemelos idénticos en comparación con una proporción del 10% para los mellizos. Resulta importante comprender que a una persona no se le diagnosticaría esquizofrenia si una conducta extraña o inusual se originara por una enfermedad física o el abuso de drogas.

¿Cómo se trata?

Los jóvenes a los que se les diagnostica este trastorno deben recibir ayuda lo antes posible. Cuanto antes se inicie el tratamiento, mejores serán las posibilidades de que la persona responda a los medicamentos, vuelva a su vida y aprenda a controlar el trastorno. Sin un tratamiento oportuno y adecuado, será más difícil tratar a los jóvenes, pueden tener problemas con la ley o intentar ayudarse a sí mismos de forma inapropiada consumiendo alcohol o drogas. Un plan de tratamiento puede incluir:

Medicamentos. Neurolépticos es el término utilizado para referirse a los medicamentos especializados que se utilizan para tratar la esquizofrenia. Los neurolépticos son la primera línea de defensa en el tratamiento y son necesarios para alejar las alucinaciones y falsas ilusiones. Un 80% de los jóvenes que reciben medicamentos después de su primer ataque responderá a este tipo de medicación; sin embargo, esa cifra continúa decayendo para cada episodio en el que no se trata a la persona.

Mantenimiento. Una vez que se establece el medicamento correcto, la clave para mantener una visión realista del mundo consiste en tomar el medicamento, incluso cuando disminuyen los síntomas. Una de las amenazas más grandes para la persona que sufre esquizofrenia es la reincidencia de los síntomas más difíciles ocasionada por dejar de tomar el medicamento recetado.

Tratamiento multidisciplinario. Este tratamiento puede incluir terapia individual y familiar destinada a la psicoeducación sobre el trastorno, su causa, los signos de advertencia y la necesidad de utilizar medicamentos. A menudo se requieren formas especiales de arreglos de vivienda y programas educativos y profesionales durante el transcurso de la vida. Estos programas proporcionan habilidades sociales y capacitación en habilidades necesarias para la vida cotidiana para ayudar a estos jóvenes a tomar decisiones realistas sobre su futuro.

Preguntas y respuestas

¿Es mi culpa que mi hijo tenga esquizofrenia?

No. Contrariamente a lo que se pensaba en el pasado, actualmente sabemos que la esquizofrenia no se puede prevenir ni causar por una mala crianza por parte de los padres. Se ha comprobado que hay una predisposición genética hacia la esquizofrenia. Los padres no deben culparse por no detectar y prevenir el problema, ya que puede transmitirse en las familias sin que los padres lo sepan. La conducta normal es muy amplia; solo después de un tiempo determinado y con la ayuda de un profesional se puede realizar un diagnóstico preciso. Algunos de los signos de advertencia incluyen problemas para abordar actividades rutinarias de desarrollo, el aislamiento social y el ostracismo de los compañeros. Tenga en cuenta que a menudo el trastorno se presenta en su grado más alto en los años de la adolescencia.

¿Cuánto dura un episodio de esquizofrenia?

La esquizofrenia es un trastorno y, de muchas formas, es como la diabetes o el asma en el sentido de que no tiene cura, sino que debe controlarse durante el transcurso de la vida. Dependiendo del cumplimiento del tratamiento y de la respuesta a él, los síntomas pueden mejorar o empeorar.

¿Mi hijo tiene que tomar medicamentos o hay alguna otra alternativa?

Los medicamentos, denominados control psicofarmacológico, constituyen el tratamiento más eficaz para mejorar los síntomas más graves del trastorno, como las falsas ilusiones, alucinaciones o alteraciones de la conducta. Es posible que los medicamentos sean necesarios en diversas instancias durante la vida de una persona. Los médicos ahora pueden personalizar mejor los medicamentos y regular las dosis según los síntomas específicos de una persona, por lo que se reducen los efectos secundarios, como la fatiga y la boca reseca. La aparición de nuevos medicamentos ha permitido que más personas vivan inmersas en la comunidad en vez de vivir en aislamiento.

La incorporación de neurolépticos, o medicamentos antipsicóticos, ha mejorado considerablemente el desempeño diario de las personas con esquizofrenia. Por lo tanto, son capaces de sacar el mayor provecho de los tratamientos no farmacológicos, como la terapia conductual cognitiva o la capacitación de oficios.

Además de los medicamentos, ¿existen otras formas de tratamiento?

Existen diversos programas de tratamiento para jóvenes con esquizofrenia, que varían desde los entornos hospitalarios para pacientes internados hasta los hogares independientes y los centros de tratamiento diurno para pacientes ambulatorios. Los niños más pequeños pueden necesitar un programa que incluya educación especial para abordar necesidades particulares de lenguaje y aprendizaje. Los niños mayores o adolescentes necesitarán un programa que aborde las relaciones con los compañeros, capacitación en habilidades sociales y educación sobre los signos de advertencia y el control del trastorno.

¿Qué puede ayudarme a criar a un niño con esquizofrenia?

Es importante que los padres se den cuenta de que cuando sus hijos tienen alucinaciones o falsas ilusiones, las viven como si fueran reales. Por lo tanto, no resulta productivo intentar hablar para convencerlos de que no existen. Definitivamente puede resultar frustrante no poder hacer que alguien reconozca la realidad. Un mejor enfoque sería escucharlos, comprenderlos y buscar ayuda profesional de inmediato para evaluar la necesidad de tomar medicamentos para ayudarlos a estar seguros. La psicoterapia para los jóvenes así como también para toda la familia resulta útil para controlar el estrés que causa la esquizofrenia en todo el hogar.

Sobre los autores

La Dra. Robin F. Goodmanes psicóloga clínica y está realizando su especialización en temas relacionados con el duelo.