Espanol > Trastornos y Tratamientos > Guía de Trastornos de la A a la Z > Trastorno de Estrés Postraumático > Acerca del Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT)

Acerca del Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT)

by Anita Gurian, Ph.D. y Robin F. Goodman, Ph.D.

Introducción

Un niño que sufre trastorno de estrés postraumático desarrolla síntomas como miedo intenso, conducta alterada y desorganizada, insensibilidad emocional, ansiedad o depresión, después de estar expuesto directamente o de presenciar una situación traumática extrema que involucra una lesión grave o una amenaza de muerte, o de escuchar sobre un hecho que involucra a un familiar. Las víctimas de maltratos reiterados o los niños que viven en entornos violentos o zonas de guerra pueden experimentar TEPT. El tratamiento incluye apoyo de la familia y la comunidad, y psicoterapia.

Historias de la vida real

Cuando se produjo el huracán Andrew que destruyó 75,000 hogares en Florida, Stevie, de 9 años, estaba en la escuela. Cuando llegó a su casa, encontró que se habían volado los techos de la mayoría de las casas de su cuadra, incluso de la suya. No podía encontrar a sus padres ni a su hermana, a quienes habían llevado a un refugio. Buscó desesperadamente por el vecindario y después de varias horas, la policía lo encontró y lo reunió con su familia. La familia permaneció en el refugio durante dos semanas hasta que los reubicaron, y Stevie se negó a comer o hablar durante varios días. Dos meses después, Stevie todavía tenía miedo a dormir solo por la noche, no se concentraba en la escuela y se irritaba siempre que había tormenta con lluvia.

Jessica, una niña de 7 años, era retraída y tranquila en el salón de clases, y un poco distante de sus compañeros. Si bien previamente había sido una alumna destacada, el desempeño académico de Jessica había empeorado. En diversas ocasiones, el maestro había observado que se masturbaba mientras trabajaba en su pupitre. Luego, Jessica comenzó a negarse a asistir a la clase de gimnasia porque decía que le tenía miedo al maestro. También se quejaba frecuentemente de que estaba cansada, ya que tenía dificultad para dormirse por la noche y a menudo se despertaba por pesadillas sobre hombres extraños. Cuando la psicóloga de la escuela habló con Jessica, descubrió que recientemente su madre se había casado de nuevo y durante los fines de semana, Jessica quedaba al cuidado de su padrastro mientras su madre trabajaba. Jessica también manifestó que cuando su padrastro tenía un “olor raro en su aliento”, la involucraba en una estimulación genital mutua.

Definición de trauma

Una situación traumática es aquella que involucra una lesión grave o amenaza de muerte. A veces cuando las personas experimentan un hecho tan terrible y atemorizante que la mayoría de nosotros no podría imaginar, sufren un trauma. Esto puede suceder después de una catástrofe natural única, como un huracán o una inundación, o después de una experiencia como ver un ataque con bombas o disparos a una persona. A veces este tipo de trauma puede suceder cuando una experiencia desagradable se produce reiteradamente en la vida de un niño, como sufrir golpes o abuso sexual en repetidas ocasiones. Los signos de estrés particulares pueden producirse después de experimentar un hecho directamente, de presenciar un hecho o incluso de escuchar sobre un hecho relacionado con un familiar. A las personas que sufren una reacción prolongada frente a tal trauma se les puede diagnosticar trastorno de estrés postraumático.

¿Cuáles son los síntomas del TEPT?

Los síntomas del TEPT infantil se dividen en las siguientes categorías:

Reconstrucción
* Momentos en los que un niño aparentemente reproduce el hecho en su mente
* Intrusión de recuerdos recurrentes del hecho o juego repetitivo sobre el hecho
* Pesadillas y sueños atemorizantes

Excitación
* Conducta alterada y desorganizada
* Irritabilidad o enojo
* Nerviosismo sobre todo y todos los que rodean al niño, como cuando las personas se acercan demasiado
* Sobresaltos cuando se escuchan ruidos fuertes

Evasión
* Evasión de pensamientos, sentimientos o lugares que le recuerdan al niño lo que sucedió
* Insensibilidad o falta de emociones

Otras conductas
* Regresión a conductas previas, como apego, incontinencia urinaria, succión del pulgar
* Dificultad para dormir o concentrarse
* Alejamiento de otros y exclusión social
* Abuso de alcohol u otras sustancias para automedicarse

Para un diagnóstico de TEPT preciso, la reacción debe perdurar durante más de un mes y provocar un trastorno significativo en la vida y el desempeño de la persona.

¿Quiénes son más propensos a tener trastorno de estrés postraumático?

Hasta hace poco, los hechos traumáticos eran poco frecuentes en la vida de la mayoría de los niños. Se les diagnostica trastorno de estrés postraumático a tres millones de niños por año. Después de un hecho traumático, como el ataque en el World Trade Center el 11 de septiembre de 2001 o un trauma o desastre natural, los niños y adolescentes que se encuentran en mayor riesgo de sufrir TEPT son aquellos que presenciaron el hecho directamente, sufrieron consecuencias personales directas (como la muerte de uno de los padres o lesiones propias), tenían otros problemas mentales o de aprendizaje previos al hecho y carecían de lazos sociales sólidos.

¿Por qué sucede esto?

No todos los que atraviesan la misma experiencia reaccionan de la misma manera. Las personas nacen con diferentes tendencias biológicas en la forma en que responden ante el estrés. Algunos son más adaptables; otros, más cautelosos. Las reacciones y la recuperación se ven afectadas por la duración e intensidad del hecho traumático.

¿Cómo se trata?

La intervención temprana es imperiosa. El apoyo de los padres influye en cuán bien el niño afrontará las secuelas del hecho. Los padres y profesionales pueden ayudar a los niños si

* mantienen una presencia física sólida;
* modelan y controlan su propia expresión de sentimientos y afrontamiento;
* establecen rutinas con flexibilidad;
* aceptan las conductas regresivas de los niños mientras que a la vez motivan y apoyan el regreso a una conducta apropiada para su edad;
* ayudan a los niños a utilizar estrategias de afrontamiento familiar;
* ayudan a los niños a compartir y a mantener su seguridad;
* les permiten a los niños contar su historia con sus palabras, juegos o imágenes para reconocer y normalizar su experiencia;
* analizan lo que se debe hacer o lo que se hizo para evitar la reincidencia del hecho;
* mantienen un ambiente familiar y estable.

Se ha demostrado que la terapia conductual cognitiva es eficaz para tratar niños con TEPT. La capacitación cognitiva ayuda a los niños a reestructurar sus pensamientos y sentimientos para que puedan vivir sin sentirse amenazados. Las intervenciones en la conducta incluyen aprender a enfrentar los miedos para que los niños no eviten más a las personas y los lugares que les recuerdan el hecho. Las técnicas de relajación se utilizan con la narración reiterada supervisada de la historia del niño sobre el hecho, para enseñarle cómo debe controlar los miedos y el estrés de manera eficaz. A menudo también se incluyen la capacitación de los padres para ayudar a los niños con estrategias nuevas de afrontamiento y la enseñanza de estrategias de afrontamiento a los adultos.

Preguntas y respuestas

Si los padres de un niño se separan o divorcian, ¿el niño puede reaccionar por medio del TEPT?

Un divorcio es definitivamente estresante y también se debe considerar la salud emocional del niño. Sin embargo, el divorcio no se consideraría como un hecho traumático que pone en riesgo la vida y, por lo tanto, el niño no se encontraría en riesgo de desarrollar TEPT. No obstante, el divorcio puede incrementar el riesgo de TEPT para algunos niños expuestos a hechos traumáticos.

Si muere uno de los padres o un pariente, ¿podría el niño sufrir TEPT?

La respuesta a un duelo es diferente de la respuesta al TEPT. Las respuestas al duelo pueden incluir pensamientos intrusivos sobre la persona que murió o tristeza sobre las actividades vinculadas con esa persona; sin embargo, las respuestas al duelo generalmente se superan con el paso del tiempo. El duelo traumático de la infancia es un trastorno diferente en el que las imágenes y los pensamientos traumáticos interfieren con la capacidad de disfrutar recuerdos positivos y de lograr tareas habituales de duelo.

¿Qué tipo de trauma genera a menudo el TEPT?

Los niños que presenciaron un acto de violencia o cuyo familiar se encuentra desaparecido o lesionado; que fue víctima de un acto delictivo, como maltratos o abusos físicos o sexuales, se encuentran en mayor riesgo que los que experimentaron un desastre natural. Posiblemente esto se deba al hecho de que la violencia parece, y a menudo es, intencional en comparación con un hecho natural impredecible.

¿Cuál es la edad más común en la que un niño desarrolla TEPT?

Los niños menores de 11 años son más vulnerables a desarrollar TEPT. No obstante, resulta difícil diagnosticarlo en niños muy pequeños que tienen un lenguaje menos desarrollado. Por esa razón los niños no pueden describir correctamente su estado interno ni informar si tienen pesadillas o pensamientos intrusivos. El TEPT puede desarrollarse años después de un hecho, como se observa en el caso de los veteranos de guerra.

¿Durante cuánto tiempo puede una persona tener TEPT?

Las respuestas y reacciones posteriores a un hecho traumático pueden durar semanas o meses, pero en general muestran una reducción relativamente rápida después de que disminuye el impacto directo. Se estima que, posteriormente a los desastres naturales que provocan impactos en toda la comunidad, para los adultos y niños existe generalmente un acercamiento a la reducción completa de los síntomas después de dieciocho meses y hasta tres años. En algunos casos, el TEPT puede desaparecer espontáneamente. Sin embargo, el TEPT también puede desarrollarse años después de ocurrido un hecho. Algunos niños quizás no desarrollen TEPT hasta un año o más después del hecho; esto se conoce como el “efecto durmiente”. Si no se trata durante un período de tiempo prolongado, como dos años, el TEPT puede tornarse crónico.

Sobre los autores

La Dra. Robin F. Goodmanes psicóloga clínica y está realizando su especialización en temas relacionados con el duelo.