Espanol > Cómo Mantener Sanos a Los Niños > Artículos En Español > Ataque a los Estados Unidos: Guías de Orientación para los Padres de Familia

Ataque a los Estados Unidos: Guías de Orientación para los Padres de Familia

by Robin F. Goodman, Ph.D.

traducido por Gloria A. Requena y F. Xavier Castellanos, M.D.

Tanto la Ciudad de Nueva York como el resto de la nación están at-nitos con el ataque perpetrado contra el World Trade Center y el Pentágono. Padres y madres de familia están sumamente preocupados y realmente en shock. Los niños por supuesto están también aterrados, confundidos e incrédulos. Es muy probable que también están internamente preocupados por su futuro y lo que es más importante, por su familia y otras personas queridas. Aquí se dan unas guías de orientación para darles ayuda a sus niños en los próximos días y semanas:

  • Identifique el riesgo que puede tener su niño de caer en problemas. Los niños que corren el mayor riesgo son aquelllos que han experimentado alguna pérdida personal debido a la actual tragedia, ya sea porque están cercanos a los lugares donde ocurrió, o porque tienen familia o amigos heridos, o que murieron.

  • Tenga en mente que la reacción de cada niño depende de su edad, temperamento y su manera de enfrentar problemas. Algunos niños prefieren hablar del acontecimiento en detalle; otros son más callados y se preocupan en silencio. Hay algunos que se ponen hiperactivos y aun otros que quieren mantener la rutina normal.

  • Los niños buscan refugio en sus padres y por lo tanto, la actitud y las reacciones de su padre o madre, van a afectar al niño. Los padres que se mantienen calmos comunican esa calma a sus niños.

  • Los niños que hayan tenido algun problema antes de la crisis, pueden experimentar un resurgimiento de su problema, ya sea inmediata o gradualmente.

  • También Ud. debe esperar variaciones en el ánimo de su niño con diferentes reacciones en diferentes momentos. Al ocurrir nuevos acontecimientos la situación tomará un nuevo significado según vayan cambiando ciertos aspectos de la vida, ya sea a corto plazo o para siempre.

  • Los padres debieran comenzar por descubrir qué es lo que ya saben y han visto sus niños, preguntándoles lo que ellos piensan y sienten. El escuchar atentamente a sus respuestas, será de mucha utilidad para manejar las cosas en la manera más favorable para ellos. Los niños probablemente se preocupen más de cosas de importancia inmediata, tales como: "Es segura mi escuela?" y "Vamos a poder ir a visitar a la abuelita este año en la Navidad?

  • Los padres debieran ser completamente veraces y sinceros en las respuestas que den a los niños y debieran reiterar su confianza en los asuntos de mayor importancia en la vida de los niños tales como: "Mami te seguirá llevando a la escuela" y "Los policias y bomberos están combatiendo el incendio para nuestra seguridad." Los padres sí, pueden demostrar a sus niños, que ellos también están tristes pero debieran mantener sus emociones más intensas bajo control.

  • Se debe mantener tanto como sea posible la rutina cotidiana porque la familiaridad de lo que acontece a su alrededor es muy consolador para los niños y les da un sentido de normalidad.

  • Los padres debieran limitar o restringir el tiempo de televisión de las noticias para los niños. Si ellos quieren ver televisión durante esta época, no permitan que la vean solos, porque la repetida visión de los mismos acontecimientos puede ser equivocadamente interpretada como si fueran otros nuevos. En los niños mayores puede tener un efecto desvastador y hacerlos sentirse indefensos.

  • Es bastante común que los niños en situaciones como estas, se pongan más pegados a los padres y que tengan ansiedades de separación. También es posible que sientan la necesidad de estar siempre muy cerca de sus padres y aun querer dormir en la cama de ellos. En casos así, los padres debieran preguntarse si es su propia ansiedad la que contribuye a los temores de su niño. Si se permite el dormir juntos por un corto tiempo, es aconsejable volver a la rutina normal tan pronto como sea posible.

  • Los padres que trabajan fuera de la casa, debieran hacer arreglos para que el niño no esté solo al volver de la escuela.

  • Los niños son más vulnerables si hay otras tensiones en la familia, ocurridas antes de la crisis, tales como divorcio o dificultades económicas. Es probable que necesiten cariño especial y aliento constante para sentirse equilibrados.

  • Preste atención a la manera en que se comentan los acontecimientos, ya sea hablando con los niños o cerca de ellos. No se debieran fomentar ideas de prejuicio ni de violencia como maneras de resolver los problemas. Asímismo, las ideas de condenación o de venganza no son útiles para reparar los sentimientos heridos, ni curar la tristeza que sienten ellos.

  • Utilice las redes de apoyo moral existentes en la comunidad, la escuela, grupos sociales y religiosos y los servicios que ofrecen.

  • Manténgase bien informado y participe en los aconteceres diarios de la vida de sus niños y verifique su normalización con el paso del tiempo. Los padres que esten preocupados por su niño, debieran explorar los problemas que se presentan, profundizando con la ayuda de un consejero o profesional de salud mental.

  • Mantenga su atención en las necesidades básicas tanto físicas como intelectuales de la familia. Es necesario y beneficioso comer, dormir y participar en actividades alegres.

Acerca de la Autora

Robin F. Goodman, Ph.D. es co-autora de Childhood Revealed: Art Expressing Pain, Discovery and Hope [Niñez revelada: el sufrimiento, descubrimiento y esperanza expresados en el arte juvenil] y contribuyente frecuente en los medios de televisión y publicaciones nacionales.