Espanol > Cómo Mantener Sanos a Los Niños > Artículos En Español > Los Años (Cuatro y Cinco Años) Expectativas y Desafíos

Los Años (Cuatro y Cinco Años) Expectativas y Desafíos

by Anita Gurian, Ph.D.

Haga clic aquí para leer este artículo en inglés.

Introducción

El niño pequeño que ingresa a los años preescolares crece y aprende a una gran velocidad; se ve entusiasmado e incentivado por el mundo que está descubriendo. Junto con los cambios físicos, también cambian las formas de pensar y de interactuar del niño pequeño. El niño preescolar tiene mucho para decir: habla mucho y su curiosidad lo incita a formular preguntas. Durante el cuarto y el quinto año, el niño se vuelve más independiente, más seguro de sí mismo, más experimentado socialmente y es consciente de sí mismo como parte de un círculo social que se expande entre parientes, amigos y pares en el nivel preescolar. Sin embargo, estas capacidades todavía están en proceso de desarrollo, y el niño en esta edad aparenta ser más estable de lo que realmente es, por lo que su comportamiento puede dar paso a reacciones emocionales impredecibles. A medida que experimenta diferentes roles y formas de amoldarse al mundo y aprende que las reglas de conducta varían según la situación, en ocasiones podrá poner a prueba los límites y reaccionar negativamente. Hacia el final de esta etapa del desarrollo tendrá mejor control de sus emociones y de su conducta.

Los hitos del desarrollo enumerados aquí son momentos aproximados en los que se observan ciertas capacidades. No hay un período fijo para adquirir habilidades ni para enfrentarse a los diferentes desafíos. Existe un amplio espectro de lo que consideramos "normal". Cada niño crece y se amolda al mundo a su propio ritmo.

Desarrollo emocional y social: entender el propio ser y a los demás

El niño preescolar amistoso, conversador y curioso explora las formas de relacionarse con las personas, aumenta su seguridad en sí mismo y le gusta complacer a los demás. Aprende a interpretar las reacciones de los demás y puede ser empático y mostrar comprensión y preocupación si una persona se lastimó o está triste. Le gusta jugar con otros niños, pero pueden prevalecer sus propias necesidades, lo que puede ocasionar problemas para compartir y participar en juegos grupales complejos. Si bien todavía puede ser irritable y caprichoso en ocasiones, responde más al razonamiento.

Los juegos simbólicos de los niños de estas edades se vuelven más complejos y, para algunos niños, pueden implicar algún tipo de violencia en el juego. Los temores (a la oscuridad, a los perros grandes, por ejemplo) pueden persistir y provocar pesadillas, pero la mayoría de los niños generalmente pueden tranquilizarse.

Hitos del desarrollo
Entre los cuatro y los cinco años de edad, el niño:

  • busca amigos del mismo sexo;
  • prefiere a los niños en vez de los adultos;
  • disfruta actuar para los demás;
  • murmura y tiene secretos;
  • responde a la culpa y a los elogios;
  • puede ser mandón;
  • se vuelve competitivo;
  • disfruta ayudando en casa, en tareas como regar las plantas y recoger los juguetes.

Desarrollo cognitivo: establecer nuevas conexiones

El pensamiento de los niños en esta edad todavía está ligado a lo concreto. No conocen aún los conceptos como cambios en el tiempo y tienen poca idea del verdadero significado de matar o morir. A veces confunden la realidad con la fantasía.

Hitos del desarrollo
Entre los cuatro y los cinco años de edad, el niño puede:

  • aprender a clasificar objetos por forma, color y tamaño, y notar sus similitudes y diferencias;
  • contar cuatro objetos;
  • dibujar un cuadrado y algunas letras mayúsculas;
  • dibujar una figura humana con cabeza, cuerpo, brazos, piernas y tal vez cinco dedos;
  • nombrar tres monedas;
  • saber su edad;
  • conocer opuestos sencillos;
  • conocer las estaciones y las actividades relacionadas;
  • saber por lo menos cuatro colores.

A los cinco años, el niño puede:

  • entender un objeto o concepto completo, pero no siempre la relación de las partes con el todo;
  • usar el razonamiento simple, empezar a comprender relaciones causa y efecto, pero a veces se confunde con acontecimientos que ocurren en secuencia;
  • memorizar cosas pero todavía no tiene estrategias como repasar listas;
  • dibujar números y letras mayúsculas, y puede escribir algunos números y letras solo;
  • contar cosas.

Desarrollo motriz: moverse es exploración y aventura

Entre los cuatro y los cinco años, el niño explora activamente su entorno y le gusta moverse y encontrar nuevas formas de descargar su energía física.

Hitos del desarrollo
Su coordinación y control del cuerpo mejoran y puede:

  • saltar en el lugar;
  • bajar las escaleras;
  • mantener el equilibrio en un pie durante diez segundos;
  • arrojar una pelota intencionalmente por encima de la cabeza;
  • atrapar una pelota con las manos;
  • trotar;
  • saltar sobre un objeto con ambos pies;
  • caminar hacia atrás con punta y talón;
  • subir escaleras con un pie por escalón;
  • armar piezas simples;
  • copiar un círculo;
  • construir una torre;
  • armar construcciones usando la imaginación.

    También mejoran las habilidades de motricidad fina como cortar con tijeras y colorear dentro de líneas.

Lenguaje y comunicación: el lenguaje es poder

Entre los cuatro y los cinco años, la capacidad y el deseo del niño por comunicarse crecen rápidamente. Le gusta experimentar con palabras nuevas y hace numerosas preguntas.

Hitos del desarrollo
A los cuatro años, el niño puede:

  • usar oraciones conectadas;
  • contar experiencias o acontecimientos simples en secuencia;
  • reproducir versos cortos, rimas, canciones de memoria;
  • hablar claramente;
  • reñir con palabras;
  • usar bromas y lenguaje tonto;
  • usar oraciones de por lo menos cinco palabras;
  • representar historias sencillas;
  • en la conversación, responder a preguntas, dar información, repetir, transmitir ideas;
  • preguntar por qué, cuándo, cómo y dónde;
  • entender las implicaciones de palabras clave como "porque";
  • seguir tres órdenes no relacionadas;
  • entender comparativos en los distintos grados como lindo, más lindo que otro y el más lindo de todos;
  • escuchar cuentos largos, pero puede malinterpretar los hechos;
  • entender secuencias de acontecimientos.

A los cinco años, el niño refina estas habilidades y puede:

  • usar un rango más amplio de lenguaje y mostrar más variabilidad en el habla;
  • usar palabras con más precisión;
  • usar gramática más compleja y usar plurales y tiempos verbales correctamente;
  • expresarse en un tono variado de voz y de inflexión.

Cómo ayudar al niño a establecer el autocontrol

Con la explosión de nuevas habilidades y experiencias, los niños en edad preescolar parecen entender las normas sociales y se puede razonar con ellos, pero cuando se sienten sobrecargados, pueden perder el autocontrol. Pueden poner a prueba las reglas, negarse a cooperar con las rutinas familiares y tornarse agresivos. Hay algunas estrategias útiles para esta edad.

Los padres pueden usar el lenguaje para ayudar a resolver problemas. Ayude al niño a aprender a usar las palabras en lugar de las acciones, para expresar cómo se siente.

La negociación, como ofrecerle al niño ciertas opciones realistas, le permite sentir que tiene algún grado de control. Ejemplo: En lugar de preguntarle a un niño de cuatro años si quiere ir al médico, pregúntele qué juguete quiere llevar.

Recuerde que la prevención es exitosa a largo plazo. A medida que los padres conocen los puntos problemáticos del niño, prepararlo con anticipación para lo que ocurrirá puede ayudarlo a controlar la situación. Y recuerde, los elogios y los premios prevalecen sobre los castigos.

Los niños en edad preescolar y las mentiras: contar una historia fantástica de una mentira

A veces parecería que el niño preescolar miente. A muchos niños de esta edad les encanta exagerar y pueden inventar muchas historias fantásticas. Una historia fantástica es una expresión de la imaginación del niño, no una mentira. Cuando se los cuestiona en forma de juego, el niño demostrará que conoce la situación real y que se divierte al adornarla. Respete y alabe su imaginación, pero ayúdelo a identificar lo que es real y lo que es fantasía.

¿Por qué algunos niños mienten? Para corregir la situación, primero debe descubrir cuál es el motivo de la mentira. Un motivo posible es el uso de la mentira para evitar un castigo. Tal vez violó una regla o jugó muy bruscamente o rompió algo accidentalmente. El niño piensa que la mentira encubrirá la mala acción y esta será menos grave. Aclárele que usted piensa que la mentira es un problema más grave que la mala acción en sí. Si el niño reconoce que mintió, aplíquele un castigo menos severo que si hubiese insistido con la mentira.

Los niños de esta edad realmente no comprenden el concepto de una mentira piadosa, que generalmente es un intento de ser prudente, ya que su pensamiento es todo o nada. Si es posible, es mejor evitar las mentiras piadosas, ya que la distinción para el preescolar no es clara.

Avísele al niño que no tolerará las mentiras. Fije límites claros y sea firme con las consecuencias.

Hacer amigos

Las amistades, aun para los niños pequeños, son importantes. Las investigaciones han demostrado que los niños con amigos tienen mejor conocimiento de sí mismos. Son más propensos a tener mejor autoestima, menos problemas sociales y mejor rendimiento escolar.

Los niños necesitan mucha práctica, así que invite a otros niños a su casa, arme grupos de juego, pero no pretenda que los niños pequeños tengan relaciones duraderas.

No obligue al niño a compartir y prevea algunos conflictos. Fije un límite de tiempo para un juego. Muéstreles los juguetes que los niños puedan usar juntos. Cuando vea que se avecina un conflicto, haga un descanso para un cuento, una canción o una bebida.

Tenga en cuenta el temperamento de su hijo. Algunos niños hacen amistades fácilmente y con entusiasmo mientras que otros necesitan más tiempo para observar una situación antes de participar en ella. Algunos niños son más agresivos con los compañeros de juego o los pares. Para el niño agresivo, estos son algunos consejos para recordar:

Cosas que debe hacer

  • Ayude a los niños a evitar el castigo aplicando un sistema de advertencias anticipadas. "Las pasas de uva no son para tirar". Si el niño continúa: "Tendré que quitarte la caja de pasas de uva. No son para tirar". Asegúrese de cumplir su advertencia.

  • Decida un castigo que sea una consecuencia lógica del comportamiento y que esté relacionado con la mala acción. Si el niño tiene problemas de disciplina, una acción lógica es retirarlo del grupo hasta que pueda controlarse.

Cosas que no debe hacer

  • El castigo no debe ser demasiado estricto en relación con la falta. Los castigos severos hacen que el niño se enoje y sienta rencor, y no podrá realizar una conexión entre la falta y el castigo.

  • Evite dar explicaciones, reprimendas o sermones, los que, de hecho, pueden representar la atención que el niño está buscando. Si la causa del problema es de hecho querer llamar la atención, pregúntese por qué esto es así e intente brindarle atención de otras maneras.

Algunos niños en edad preescolar pueden ser ansiosos, tímidos o retraídos. En toda nueva situación social, un cierto grado de retraimiento es apropiado. Algunos niños tímidos o inhibidos pueden desarrollar después ciertas habilidades positivas. Si el niño persiste con su comportamiento tímido y ansioso, hágale saber que usted sabe que está disgustado. Para el niño tímido, estos son algunos consejos para recordar:

Cosas que debe hacer

  • Recuérdele que no hay apuro, que tiene el control sobre lo que hace o no hace.
  • Recuérdele hechos previos en situaciones similares.
  • Relaciónelo con otros niños que no sean agresivos.
  • Incentívelo a jugar con un niño más pequeño. Esto puede aliviar la presión y ofrecerle una oportunidad de practicar nuevas formas de relacionarse que probablemente le estén causando temor intentar con un niño más grande.

Cosas que no debe hacer

  • Obligarlo a interactuar antes de que esté listo.
  • Compararlo de forma negativa con un niño más sociable.
  • Reírse o menospreciar sus miedos.
  • Definirlo como tímido, ya que esto impone expectativas sobre su comportamiento y puede que el sello no se quite.

Los niños en edad preescolar y las mentiras: contar una historia fantástica de una mentira

A veces parecería que el niño preescolar miente. A muchos niños de esta edad les encanta exagerar y pueden inventar muchas historias fantásticas. Una historia fantástica es una expresión de la imaginación del niño, no una mentira. Cuando se los cuestiona en forma de juego, el niño demostrará que conoce la situación real y que se divierte al adornarla. Respete y alabe su imaginación, pero ayúdelo a identificar lo que es real y lo que es fantasía.

¿Por qué algunos niños mienten? Para corregir la situación, primero debe descubrir cuál es el motivo de la mentira. Un motivo posible es el uso de la mentira para evitar un castigo. Tal vez violó una regla o jugó muy bruscamente o rompió algo accidentalmente. El niño piensa que la mentira encubrirá la mala acción y esta será menos grave. Aclárele que usted piensa que la mentira es un problema más grave que la mala acción en sí. Si el niño reconoce que mintió, aplíquele un castigo menos severo que si hubiese insistido con la mentira.

Los niños de esta edad realmente no comprenden el concepto de una mentira piadosa, que generalmente es un intento de ser prudente, ya que su pensamiento es todo o nada. Si es posible, es mejor evitar las mentiras piadosas, ya que la distinción para el preescolar no es clara.

Avísele al niño que no tolerará las mentiras. Fije límites claros y sea firme con las consecuencias.

Mantener viva la curiosidad

Los padres deben crear una atmósfera que incentive al niño a hacer preguntas, de modo que sepa que lo toman en serio y que recibirá respuestas directas. La curiosidad del niño preescolar generalmente incluye un interés en la sexualidad, tanto propia como del sexo opuesto. Puede preguntar de dónde vienen los bebés y sobre los órganos de reproducción y evacuación. Las respuestas deben ser simples y honestas. El niño no se beneficiará con explicaciones largas y no necesita detalles. Las respuestas cortas y con naturalidad son apropiadas para esta edad.

El niño preescolar puede jugar con sus propios genitales y mostrar interés en los de otros niños. Estas son señales de curiosidad normal, y si se lo reprende o se lo castiga, probablemente se fomentarán actitudes de misterio y vergüenza. Ayúdelo a aprender lo que es socialmente apropiado. Recalque que ninguna persona, incluidos los amigos cercanos y los parientes, puede tocarle sus 'partes íntimas'. Las excepciones son los médicos y las enfermeras y sus propios padres.

Guardería o preescolar

Para que la separación del hogar y de la familia sea una buena experiencia, se recomienda a los padres tener en cuenta los siguientes factores para elegir una guardería o preescolar:

  • Maestros capacitados y experimentados a los que les gusten los niños, los entiendan y los orienten.
  • Maestros y asistentes en suficiente cantidad, idealmente, por lo menos uno por cada cinco niños y grupos pequeños en vez de grandes si es posible. (Los estudios han demostrado que cinco niños con un maestro a cargo es mejor que 20 niños con cuatro personas a cargo).
  • Personal que haya trabajado en el establecimiento durante un largo tiempo.
  • Oportunidades de trabajo creativo, juego imaginario y actividad física.
  • Espacio para moverse interior y exterior.
  • Muchos materiales para dibujar y pintar, y juguetes y equipos como columpios, carritos, trepadoras, etc.

(extraído de Facts for Families, Academia Estadounidense de Psiquiatría del Niño y del Adolescente [American Academy of Child and Adolescent Psychiatrists], 2004)