Espanol > Trastornos y Tratamientos > Guía de Trastornos de la A a la Z > Trastorno Bipolar (Trastorno Maníaco Depresivo) > Sobre el Trastorno Bipolar (Enfermedad Maníaco Depresiva)

Sobre el Trastorno Bipolar (Enfermedad Maníaco Depresiva)

by Anita Gurian, Ph.D. y Robin F. Goodman, Ph.D.

Introducción

El trastorno bipolar se caracteriza por cambios de humor persistentes e intensos que van desde la depresión hasta la manía. Estos estados de ánimo son fuertemente intensificados o claramente diferentes de la personalidad habitual del niño, y su intensidad y duración son extremadamente exageradas en comparación con los eventos del entorno. Para cumplir con los criterios para este diagnóstico, la persona debe haber experimentado los siguientes signos típicos de la depresión:

- Impotencia, desesperanza y menosprecio propio

- Signos de manía

- Grandiosidad y exhuberancia. El trastorno puede ser genético y estar causado por un desequilibrio químico en el cerebro. La medicación es extremadamente exitosa en la moderación de los síntomas.

Historias de la vida real

Dependiendo de cuándo se le hablara, Karla, de 15 años de edad, podía ser la niña más feliz del mundo o apenas alcanzar la energía necesaria para hablar. En su mejor momento, se sentía dueña del mundo y tenía ataques de compras compulsivas, compraba regalos para sus amigos y conocidos para demostrarles cuánto le importaban. Es alegre y divertida, pero puede enfurecerse rápidamente. Desea ir a Hollywood y transformarse en una gran estrella de cine.

Cuando no alardeaba con ser la próxima súper estrella del rock, era probable que Alonso, de 17 años de edad, tuviera brotes de malhumor y comportamiento temperamental que lo dejaban tirado en su cama todo el día preguntándose si no debería deshacerse de su guitarra. Cuando se encontraba en estas situaciones, nada de lo que alguien hiciera o dijese parecía ayudar.

Tanto Karla como Alonso presentan trastorno bipolar.

¿Cuáles son los síntomas?

Las características que definen el trastorno bipolar, comúnmente llamado enfermedad maníaco depresiva, son cambios de humor marcados e intensos entre los dos extremos, lo que causa dificultades graves en la vida de la persona. Para ser diagnosticado con trastorno bipolar, un individuo presentará los síntomas clásicos de depresión además de por lo menos un episodio de manía. Cuando estén deprimidos, los niños se sentirán infelices y desesperanzados; durante la fase maníaca de la enfermedad pueden llegar a creer que son mejores que cualquier otra persona e incluso invencibles. Un niño puede experimentar cualquier fase del trastorno, la depresiva o la maníaca, durante varios días o varios meses. Los síntomas principales son, entre otros, los siguientes:

Depresión

En la etapa depresiva del trastorno, el niño presenta los signos propios de la depresión; puede sentirse inútil y desesperanzado. Puede manifestar pasividad, letargo, dificultad al dormir o comer, descuidar su estado físico e incluso sentirse nervioso.

Manía

Por lo menos una vez, impredecible y fácilmente el niño entra en la fase maníaca, lo que se evidencia por un estado de ánimo exaltado, sensación exagerada de ser muy importante, energía aparentemente ilimitada a pesar de la falta de sueño, comportamientos de riesgo, falta de conciencia de los límites del ser humano, posibles ilusiones engañosas o alucinaciones y pérdida de contacto con la realidad.

Fuga de ideas

Una secuencia rápida de pensamientos que a primera vista parecen ilógicos, pero que en realidad están conectados entre sí. En algunos niños, los períodos de buen desempeño y estados de ánimo "normales" están intercalados con períodos de manía o depresión. Las presentaciones mixtas son más comunes en niños antes de la pubertad. Los adolescentes presentan episodios aislados de manía y depresión. Es menos común que haya niños con ciclos rápidos, cuatro veces por día, o día a día, alternando entre la depresión y la manía. En los niños pequeños los síntomas del trastorno bipolar pueden parecer trastornos de hiperactividad o déficit de la atención (Attention-Deficit/Hyperactivity Disorders, ADHD), con impulsividad y falta de control. Muchos de los signos de ADHD y trastorno bipolar mixto se superponen. El cuarenta por ciento de los preadolescentes bipolares también sufre de ADHD, que usualmente se manifiesta primero. Los adolescentes con trastorno bipolar también presentan la característica definitoria de alteraciones en el humor.

¿Quiénes son más propensos a tener trastorno bipolar?

Es extraño que el trastorno bipolar se manifieste en niños menores de doce años, y se diagnostica generalmente entre los 15 y 19 años de edad. Sin embargo, se cree que los signos están presentes desde que el niño es pequeño, pero no son reconocidos. El riesgo de desarrollar alguna vez en la vida este trastorno es de 1 por ciento para la población general, pero puede ser mucho más alto en aquellas familias en las que algún miembro presenta trastornos del estado de ánimo. A pesar de que este trastorno es altamente tratable, el 90% de aquellos que interrumpen la medicación tiene una recurrencia antes de los 18 meses, y en general un alarmante 15% de las personas con trastorno bipolar comete suicidio. Sin tratamiento, las personas con trastorno bipolar corren el riesgo de recurrir al alcohol o a la drogadicción.

¿Por qué sucede esto?

Hay evidencia clara de que el trastorno bipolar es genético. Es más probable que un individuo con este trastorno tenga un pariente cercano que también lo padece, y hay un 65% de posibilidades de que ambos gemelos idénticos padezcan el trastorno, comparado con un 14% para los mellizos. La base psicológica del trastorno está sustentada en estudios de diagnóstico neuronal por imágenes, que revelan que los dos lados del cerebro son diferentes. Además, la falta de equilibrio neuroquímico juega un papel muy importante en cuanto a la causa del trastorno, y también indica el camino hacia el tratamiento más efectivo. El exceso de dopamina y la desregulación de la norepinefrina son las causas probables a las que se apunta con la medicación.

¿Cómo se trata?

Psicofarmacología

La medicación es la parte más importante del tratamiento de un niño con trastorno bipolar. Los estabilizadores de ánimo no solo frenan los síntomas de un episodio, sino que también pueden disminuir efectivamente la frecuencia y gravedad de episodios futuros en aproximadamente un 80% de los pacientes tratados. Entre los demás medicamentos, la medicación que se utiliza para tratar la depresión puede ayudar, pero se utiliza con sumo cuidado para evitar generar una respuesta maníaca.

Psicoeducación

La administración de medicación debería acompañarse con educación sobre el trastorno, poniendo énfasis en la importancia de continuar con la medicación. No cumplir con esto es común porque los niños creen que no necesitan más la medicación o desean volver a experimentar la manía.

Psicoterapia

A menudo se indica tratamiento individual y familiar para ayudar con los aspectos prácticos del manejo del trastorno, entender los síntomas y evitar el estrés que provoca sumergirse en un estado depresivo o maníaco.

Preguntas y respuestas

¿Cómo sé si mi hijo tiene trastorno bipolar?

Es importante consultar con un profesional experimentado en el tratamiento de niños con este trastorno. En el caso de niños pequeños es difícil diagnosticar este trastorno, y algunos expertos consideran que los niños pueden manifestar verdaderamente síntomas de grandiosidad similares a los de un adulto con el trastorno. Otros, sin embargo, entienden la manía del niño como cambios rápidos de estado de ánimo en vez de grandiosidad.

Estoy confundido. Pensé que mi hijo tenía trastorno de hiperactividad o déficit de la atención, pero me dijeron que tiene trastorno bipolar. ¿Cuál es la diferencia?

Aproximadamente el 40% de los niños con trastorno bipolar también padece trastorno de hiperactividad o déficit de la atención (ADHD). Algunos expertos creen que esto se debe a una evolución de la enfermedad, que los síntomas de ADHD se manifiestan y reconocen más tempranamente porque tienen una manifestación en la conducta. Otros síntomas del trastorno bipolar pueden hacerse evidentes una vez que el niño adquiere habilidades sociales y lenguaje más desarrollado.

¿Un niño con trastorno bipolar se recupera?

Todavía no sabemos con claridad qué ocurre más adelante con los niños pequeños a quienes se les diagnostica este trastorno. Obviamente sus estados de ánimo pueden estabilizarse con los medicamentos, pero todavía no sabemos si requerirán medicamentos de por vida o si superarán los síntomas de este trastorno.

¿Hay algo además de los medicamentos que pueda ayudar?

Los medicamentos ayudan a regular los cambios de estado de ánimo que experimentan los niños con este trastorno. Además, los tratamientos conductuales cognitivos y los planes generales de trabajo para el hogar y la escuela ayudan a que el niño mantenga el control y sepa qué esperar.

¿Cómo puedo criar a un niño con trastorno bipolar?

Aun los mejores padres pueden sentirse incapacitados al tratar de manejar a un niño con este trastorno. Estos niños son a menudo exigentes y pueden hacer que todas las personas a su alrededor se preocupen por compensarlos. Por lo tanto, los miembros de la familia pueden sentirse como si estuvieran "caminando con pies de plomo". Criar a estos niños requiere habilidades especializadas, y mediante el apoyo de un profesional, los padres podrán comprender el estado interior del niño y predecir qué situaciones serán más problemáticas. Con ayuda y apoyo, los padres de niños con este trastorno pueden aprender a ser súper estrellas.

Sobre los autores

La Dra. Robin F. Goodman es psicóloga clínica y está realizando su especialización en temas relacionados con el duelo.