Espanol > Buscar Ayuda Professional > Cómo Elegir un Especialista en Salud Mental

Cómo Elegir un Especialista en Salud Mental

Haga clic aquí para leer este artículo en inglés.

Una vez que haya tomado la decisión de buscar un tratamiento, el próximo paso será encontrar aquel profesional que usted cree sea el mejor según las necesidades de su hijo y su familia. Un buen comienzo es conocer los diferentes tipos de profesionales clínicos disponibles y en qué se especializan, entre otros los siguientes:

  • Un psiquiatra es un médico (Dr. o M.D.) con educación y formación especial en el tratamiento de trastornos psiquiátricos, que puede brindar terapia además de recetar medicamentos.
  • Un psicólogo debe tener un título de doctorado en psicología. Puede evaluar, diagnosticar y tratar trastornos mentales y emocionales así como realizar pruebas, evaluaciones psicológicas y psicoterapia.
  • Un trabajador social clínico calificado (licensed clinical social worker, LCSW) ha completado una maestría en trabajo social y puede brindar servicios de psicoterapia, rehabilitación y manejo de casos en hospitales, clínicas y consultorios privados.
  • Un consejero matrimonial, familiar y para niños (marriage, family and child counselor, MFCC) ha completado una maestría y puede realizar psicoterapia y desempeñarse en una variedad de entornos con individuos, parejas, familias y niños.
  • Otros especialistas en salud mental con los que se puede encontrar incluyen enfermeras psiquiátricas, trabajadores sociales, consejeros de abuso de sustancias adictivas, técnicos psiquiátricos, administradores de casos y terapeutas especializados.

Usted puede pedir recomendaciones de diversas maneras. Solicite a su pediatra, médico de cabecera, consejero escolar o miembro de la iglesia que lo remita a algún especialista en salud mental. Puede también considerar los servicios que se ofrecen en la clínica, el hospital o la escuela de medicina local.

Antes de reunirse con el profesional clínico, es útil pensar algunas preguntas básicas sobre lo que usted y su hijo pueden necesitar y desear.

  • ¿Por qué motivos usted buscó ayuda?
  • ¿El tratamiento se centrará en la familia o solo en el niño?
  • ¿Cree que usted y su hijo trabajarían mejor con un profesional varón o mujer?
  • ¿De qué manera el tratamiento abordará el problema actual?
  • ¿Qué cubre mi seguro? La terapia puede ser un gran compromiso financiero, pero los beneficios para su hijo y su familia pueden ser invaluables.

Fijar una o varias sesiones iniciales le permitirá decidir si usted y su hijo se sentirán cómodos y confiarán en el profesional. En este momento, debe determinarse cierta información importante, como la siguiente:

  • La experiencia del profesional y su especialización en el área en que usted busca tratamiento
  • Si el profesional está acostumbrado o no a trabajar con otros profesionales en la vida del niño
  • Tipo y estilo de tratamiento, por ejemplo frecuencia de las sesiones y modos de pago
  • Las responsabilidades de los padres y su participación

Luego de estas sesiones usted debería poder decidir si usted y su hijo creen que el profesional se ajusta a su familia y si podrán establecer lazos de confianza y entendimiento.

El trabajo del terapeuta es actuar como guía, instructor, mentor y confidente. El trabajo del niño y los padres es poner en práctica lo que aprendan. Si existen dudas con respecto a si se podrá construir una alianza beneficiosa, debería realizarse otra consulta.